DEMIAN de HERMANN HESSE

loffit_max-demian-el-genio-de-hermann-hesse_01

 

Editorial: ALIANZA editorial (bolsillo)
Año edición: Madrid, 2016
Traducción: Genoveva Dieterich

“Si no fuéramos algo más que seres únicos, sería fácil hacernos desaparecer del mundo con una bala de fusil, y entonces no tendría sentido contar historias, Pero cada hombre no es solamente él; también es el punto único y especial, en todo caso importante  y curioso, donde, una vez y nunca más, se cruzan los fenómenos  del mundo de una manera singular. Por eso la historia de cada hombre, mientras viva y cumpla la voluntad de la naturaleza, es admirable y digna de toda atención”

Demian. Historia de la juventud de Emil Sinclair

  • INTRODUCCIÓN

En esta obra literaria de Herman Hesse, que he intentado analizar y, por qué no decirlo, entender e incluso descifrar, cuenta la historia, en primera persona, defullsizeoutput_580 Emil Sinclair, concretamente los hechos desde su temprana infancia hasta el duro inicio de su  edad adulta. El autor, Hesse,  se caracteriza por plasmar, su experiencia y conocimiento que adquiere en su vida, en sus propias obras, dándoles una pátina de realidad pero sumiéndolas de un aire místico y transcendentalista, al fin y al cabo él nunca dejo de ser el hijo de un pastor pietista. Para comprender esta “interrogativa” obra, debemos situarla en un contexto determinado y en unos hechos históricos y cruciales que conformaron la creación de esta corta novela. No vamos a encontramos mucha acción en ella, al fin y al cabo son los pensamientos y pequeñas acciones rutinarias de un joven, pero sí encontraremos mucho contenido filosófico, religioso e ideológico. Es una novela que está claramente determinada por una realidad histórica, plasmada de unos ideales y una cosmovisión de la vida.

  • CONTEXTO DE LA NOVELA

Hermann Hesse escribió esta novela en 1917, en medio de la I Guerra Mundial. Actuaron sobre ella determinados hechos personales y naturalmente los determinados en la 120808_hermannhesse_01situación en la que en ese momento se encontraba Europa, que hizo posible que ésta novela, realizada en un corto periodo de tiempo, tenga una gran contenido autobiográfico. Hesse plasmará una realidad transformada en una historia de camino y descubrimiento, al igual que él estaba sufriendo en ese mismo momento.
El hecho personal que señalo es la muerte de su padre, pastor pietista, el 8 de marzo de 1916, con el que había tenido una relación muy tensa durante muchos años, pero que, antes de su muerte habían conseguido afianzar un fuerte vínculo. A ello se unió la enfermedad de su hijo y la esquizofrenia de su esposa. Trató de superar estas crisis con curas en Lucarno pero su ingreso en el Kurhaus Sonnmatt donde fue tratado por el psicoanalista Josef Bernhard Lang (discípulo de Carl Gustav Jung), supuso un punto de inflexión en su vida. Este acercamiento con el psicoanálisis, el mundo de los sueños y de los símbolos tendrán una fuerte influencia en la obra en cuestión.
El otro punto esencial en la creación de Demian sin duda alguna fue la situación anterior y durante la Gran Guerra que vivió el escritor. Partimos de un artículo publicado en 1914 en el periódico Zürcher Zeitung titulado “¡Amigos, no en ese tono!“, en el que realiza una crítica contra la guerra y especialmente una defensa de una cultura común europea por encima de nacionalismos. Este artículo pacifista, le llevó a un duro enfrentamiento con la intelectualidad europea inmersa en disputas y patriotismos, por lo que Hesse se sintió en la necesidad de solicitar la nacionalidad suiza, donde ya estaba instalado, y alejarse de su país (“La Eternidad de un día. Clásicos del periodismo alemán” (1823-1934), demian_erstausgabeEditorial Acantilado, Madrid 2016).
Es en este contexto donde nace la novela Demian, que si bien fue escrita en 1917, como he señalado anteriormente, hasta bien finalizada la guerra, en 1919 no pudo ver la luz. El título con la que fue impresa la primera vez fue “Demian. Vida de este chico por Emil Sinclair” (Demian: Die Geschichte von Emil Sinclairs Jugend) debido a las causas señaladas con respecto a su posición pacifista durante la Gran Guerra. Hasta 1920, con la 17ª edición de la novela el nombre de Herman Hesse no apareció como autor de la obra. El seudónimo con el que escribió se añadió al propio título.
En 1946 recibió el premio Nobel de literatura; muriendo el 9 de agosto de 1962 en Ticino, Suiza.

  • DEMIAN: UN CAMINO DE DESCUBRIMIENTO

Emil Sinclair, narrador de esta novela, asiste con diez años al Instituto de Letras de una pequeña ciudad. El es un niño introspectivo que comparte la vida en dos mundos diferentes, el mundo cálido y confortante del hogar “se llamaba padre y madre, amor y severidad, ejemplo y colegio” y el otro mundo fuera de este enclave, en el cual “existían criadas y aprendices, historia de aparecidos y rumores escandalosos…”, demian-paintingpara el joven Sinclair estos dos mundo coexistían en el mismo sitio, en el mismo lugar, allí donde miraba encontraba ese mundo que se escapaba de su reconfortante y regularizado mundo.
Por un mentira nacida en la necesidad de sentirse participe de aquello que desconocía, cae en las garras de Franz Kromer un chico de los bajos fondos, que le incita a cometer pequeños hurtos en su propio hogar (su mundo acogedor) a través del chantaje. Para Emil esta situación supuso un antes y un después “me veía sujeto por nuevas y absorbentes raíces al mundo extraño y tenebroso. Descubrí el gusto de la muerte; y la muerte sabe amarga porque es nacimiento, porque es miedo e incertidumbre ante una aterradora renovación”. Toda esta inquietud termina cuando conoce a Demian, un chico enigmático, que de igual manera desconocida le quita de encima a Franz Kromer que nunca volverá a molestarlo. Pero Sinclair aunque se siente intrigado por las conversaciones con Damian, tras su desquite de Kromer, no sigue su amistad pues algo de él le desconcierta “Ahora yo me agarraba con todas mi raíces a mi antiguo mundo paradisíaco; había vuelto a él y fue acogido con clemencia. Demian no pertenecía a este mundo, no encajaba en él. Además él -de otro modo que Kromer- era un seductor que me unía al mundo malo y corrupto; ahora volvía a ser Abel, yo no quería traicionar a Abel y ayudar a ensalzar a Caín”.
Sinclair terminada la escuela le envían a un internado “…el problema seguía siendo si, con el tiempo, podría yo a llegar a ser un buen hijo o un ciudadano útil o si mi naturaleza me empujara por otros caminos”. Allí se siente un poco desplazado y se hace amigo de Alfonso Beck que le lleva a tabernas y desde ese momento sucumbe al alcohol “Vivía en una orgía autodestructiva constante…mi alma aleteaba llena de angustia en lo más profundo de mi ser.
Un día en el parque, Sinclair se fija en una chica, y sin conocerla ni entablar conversación , la mitificó en su realidad y en sus sueños, llamándola Beatrice “Nunca crucé con Beatrice ninguna palabra. Sin embargo, ejerció en aquella época una influencia profundísima sobre mí. Colocó ante mí su imagen, me abrió un santuario, me convirtió un devoto que reza en su templo”.
Desde ese encuentro y esa recreación mitificada Sinclair vuelve al camino,  como era antes, incluso quiere ir más allá “…imbuir de pureza, nobleza y dignidad…” su vida. Se inicia en la pintura para poder plasmar esa imagen deificada de su amada Beatrice, cuando comienza a dibujarla se da cuanta que los rasgos de su rostro tienen una gran parecido a Demian, pero otro día con la luz de la tarde del crepúsculo descubre que “…lentamente intuí que no se trataba de Beatrice, o de Demian, sino de mí mismo…era mi interior, mi destino o mi demonio”. Las lecturas de Nietzsche y Novalis (poeta alemán del Romanticismo), acompañaron esa catarsis en la que vivía, descubriendo que la muchacha modelo de su Beatrice no era importante sino ese mundo interior que desde que conoció a abraxas_nordisk_familjebokDemian intuía y estaba abriéndose  paso a paso. Tras un encuentro fortuito con Demian y con la aparición simbólica del escudo que estaba sobre la puerta de la casa de Sinclair y del que Demian siempre estuvo muy interesado, encuentra un papel en su pupitre en el que están impresas las siguientes palabras “El pájaro rompe el cascarón. El cascarón es el mundo. Quien quiera nacer, tiene que destruir el mundo. El pájaro vuela hacia Dios. El dios se llama Abraxas”.
Desde ese momento se inicia un nuevo camino de descubrimiento, Sinclair inicia una nueva etapa dejando la niñez para adentrarse en el nuevo mundo de la edad adulta donde se ha de redescubrir y sobre todo conformar como ser humano. Determinados personales esenciales como Pistorius, la madre de Demian, Eva, ayudan a conforman ese nuevo camino dual en el que convive el hombre tal como es, con sus claroscuros, el bien y el mal, el cielo y el infierno. Al final escuchamos el murmullo de tambores de guerra, atisbamos el final de un episodio histórico y nos adentramos bruscamente en el barro ensangrentado de las trincheras que agujerean la ya antigua y perdida tierra europea.

  • CONCLUSION PERSONAL

Es una novela llena de símbolos como la marca del Caín o ese escudo, con tanto significado, que está situado encima de la puerta de la casa de Sinclair representando la figura de un ave de rapiña sobre un cascaron o mundo; el maestro organista Pistorius con un severo carácter misántropo; la madre de Damian, llamada Eva con clara indicación del Paraíso primigenio y especialmente Damian, el joven enigmático, que indica el camino al joven Sinclair-Hesse mediante señales cumpliendodemian-298x300 finalmente el destino que se le tiene designado.
Es una novela con mucha influencia del psicoanálisis, de las interacciones del subconsciente con la vida real y consciente. El hombre, con las herramientas que da la ciencia freudiana, no debe vivir de acuerdo con las leyes exteriores, tiene que escucharse a si mismo y aprender de lo que surge en su interior. La grave crisis que sufrió Hesse están plasmadas claramente en este libro. Él se representa como ese joven niño sometido a una férrea educación, sometido a una fe pietista y severa; pero, al darse cuenta que fuera existe otro mundo formado por la dualidad, donde no todo es blanco o negro sino que el mal y el bien conviven, el cielo y el infierno, Dios y el Demonio … y que todo finaliza en la experiencia de la Guerra, en el hecho más significativo de que nada en este mundo tiene una clasificación unívoca, ella lo trastoca todo y  el destino se cumple.

La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero. Ningún hombre ha llegado a ser él mismo por completo; sin embargo, cada cual aspira a llegar, los unos a ciegas, los otros con más luz, cada cual como puede. Todos llevan consigo, hasta el fin, los restos de su nacimiento, viscosidades y cáscaras de un mundo primario. Unos no llegan nunca a ser hombres; se quedan en ranas, lagartijas u hormigas. Otros son mitad hombre o mitad pez. pero todos son una proyección de la naturaleza hacia el hombre…Podemos entendernos los unos a los otros; pero interpretar es algo que sólo puede hacer cada uno consigo mismo

demian-8-728

Publicado en Libros | 3 comentarios

MADAME DE TREYMES de Edith Wharton

fit-230x360

 

Editorial: IMPEDIMENTA
Año edición: Madrid, 2015
Traducción: Lale González-Cotta

Esta muy corta nouvelle de Edith Wharton, la ví por un casual, escondida en la estantería de una librería y me dejé llevar más por el continente (la editorial Impedimenta  facilita ésta opción) que por el contenido. Tenía ya en mí haber varias lecturas de esta querida escritora, pero sus pocas páginas (tenía una larga lista de lecturas pendientes) y la encantadora y elegante pluma irónica, fueron el aliciente perfecto para que cayera en mis manos.

Mis lecturas anteriores de Edith Wharton son (la editorial Alba otra de mi perdiciones):

RESUMEN DE MADAME DE TREYNES

paris-street-rainy-day_caillebotte

La acción se desarrollan en París, el estadounidense John Durham está de nuevo en compañía de su amiga de la infancia Fanny de Malrive. Ella  le expresa una gran añoranza por la sencillez y las formas abiertas de su Estados Unidos natal “No puedes saber lo entrañable, familiar y extraño que me sonaba todo: los conocidos nombres de Nueva York que surgían sin cesar … cómo añoraba el pan casero y prefería los espárragos americanos…“en contraposición a la sociedad estrecha (la francesa de la clase altas y aristocráticas) sumida en rígidas normas por las que se rige al estar casada, y ahora separada, con un marqués francés. Ella desea divorciarse, pero argumenta que la sociedad francesa y su esposo amenazan con “corromper” al hijo que tienen en común “Es que en el momento en que salga de mi tutela, ¡caerá bajo esa otra influencia contra la que he estado luchando desde que nació!“. cafe-concert-at-the-ambassadeursDurham se ofrece a casarse con ella después de que ella se haya divorciado y además le ofrece ayudarla a través de su cuñada, Madame de Treymes.
El joven se pone en contacto con Madame de Treymes mediante los señores Boykin unos americanos muy críticos, rayando en la xenofobia con la sociedad francesa “…formaba parte de los Boykin el vivir en activo desacuerdo con el mundo que les rodeaba, clavando en la memoria con pequeños puñales de reprobación incontables ejemplos de las actuaciones del abominable extranjero“, aunque en el fondo le rendían pleitesía. Desde un primer momento Madame de Treymes le resulta fascinante, y le pide que se reúna con él con el claro dsc09148-2objetivo de obtener el beneplácito y su ayuda para que su amada Fanny pueda conseguir el divorcio, de tal manera que quedaría libre para casarse con él. En un encuentro que se organiza entre los dos en casa de los señores Boykins, ella le sugiere de manera delicada que necesita dinero para pagar las deudas de un amante suyo, el príncipe d´Armillac; Durham ve esto como un chantaje a cambio de su posibilidad de matrimonio con Fanny y no se aviene por sus principios morales.
Desde ese momento, los acontecimientos se suceden con rapidez, y, o todo parece un juego malicioso, u otras simplemente las ruedas del destino girando a favor de la pareja Durham y Fanny. En pocas páginas pasamos de una situación futurible, a una realidad engendrada con astucia y quizás con dosis de venganza. Del fracaso al éxito y otra vez al fracaso. Y todo en muy pocas páginas.

 ANÁLISIS

Esta es una historia que tiene muchos rasgos de su mentor Henry James, en concreto esa dualidad estadounidense vs europea en la que viven muchos de sus personajes, y con ciertas pinceladas de Balzac, especialmente en esa hipócrita y maloliente clase social que actúa con subterfugios maquiavélicos. La aparente dsc09149honestidad americana democráticamente abierta, pero joven y tal vez ingenua, se enfrenta de nuevo a la trama europea tradicional con su exclusividad centrada en el dinero y el esnobismo escondida detrás de un velo hipócrita de valores religiosos, como le explica Fanny a Durham al explicarle el hecho de defender a su hijo de estas redes tradicionales “Todo está establecido de antemano: sus convicciones políticas y religiosas, sus opiniones sobre las mujeres, su visión de la vida en general… Se le enseña a encontrar vileza y corrupción en quienes no piensan como él, en las ideas que no sirven directamente a los propósitos políticos y religiosos de su clase…“. La situación también nos muestra de manera muy somera y liviana una relación con rasgos de un romanticismo novelesco: una joven desgraciada (Fanny), atrapada en un matrimonio sin amor con un marido infiel y sometida a la rigidez de las tradiciones familiares. El clan familiar por encima del individuo (esto último un rasgo muy estadounidense).

Como vemos, incide además sobre estas actitudes tradicionales, el tema del divorcio. Esto estaría totalmente de acuerdo con las convenciones sociales de la época, aunque la sociedad francesa era eminentemente civil, la Iglesia Católica tenía una fuerte influencia especialmente en determinados grupos sociales, y el divorció aunque era posible en el ámbito civil,  era una prohibición de facto, por el poder omnímodo que ejercía la Iglesia. Pero, sin rechazar las objeciones religiosas al divorcio, encontramos una razón socio-económica de mayor peso, con una base legal en el  código napoleónico que mantuvo la riqueza heredada y la propiedad concentrada en unidades familiares frente a  las distribuidas libremente entre individuos (otra diferencia respecto a la superioridad del individuo tan esencial en la sociedad americana). Esto explica mucha de las acciones que se desarrollan en esta nouvelle.

Una obra, que deja muchas situaciones sin aclarar, personajes que se señalan pero de los que nada sabemos, tramas secundarias que desaparecen y personajes que conocemos y que pueden dar mayor riqueza al argumento, pero se quedan perdidos entre sus páginas. Naturalmente, nos encontramos ante una novela corta, pero la autora deja mucho más en la imaginación o en las percepciones del lector. Mucha deducción y anteriores lecturas de esta escritora permiten tener un contenido más amplio de lo que en ella está escrito. En definitiva es una nouvelle de Edith Wharton, eso de por sí ya es un aliciente, si deseamos más sólo hay que seguir leyendo su abundante bibliografía.

EDITH WARTHON

Edith Wharton nació Edith Newbold Jones en la ciudad de Nueva York, el 24 de enero de 1861. Nació durante la guerra civil y cuando las fuerzas del Norte se enfrentaron con las del Sur, George Jones, el padre, llevó a su familia a Europa, donde podrían tener una mejor calidad de vida. En Europa, la joven Edith comenzó a desarrollar su amor por la literatura y la escritura. Cuando volvió a Nueva York a la edad de dieciocho años había publicado poemas en revistas y había experimentado con la ficción,photo-of-edith-undated-beinecke aunque los acontecimientos posteriores apartaron su incipiente carrera como escritora. En 1885 se casó con un rico bostoniano llamado Edward Wharton, once años mayor. Este matrimonio le permitió viajar y tiempo para escribir. A principios de la década de 1890 sus historias comenzaron a aparecer en revistas, pero su primer éxito comercial fue un libro escrito con un arquitecto, “La decoración de las casas “(1897). Poco después de este libro, Wharton sufrió un colapso nervioso. Para una mejor terapia, su médico le sugirió que escribiera ficción, lo que dio paso al primero de sus treinta y dos volúmenes de obras de ficción.
En 1905 inició una larga amistad, y que dejó una gran influencia en su obra, con Henry James, y dio paso a su primera obra maestra “La casa de la alegría“, donde se ponen al descubierto, las crueldades de la sociedad neoyorquina. Aunque compartía con su marido en estatus social similar, él carecía de sus intereses artísticos e intelectuales y después de casi 30 años de matrimonio, tras sus muchas infidelidades y que le ocasionaron un trastorno físico y mental, Edith se divorció de él.
Wharton se estableció definitivamente en Francia desde 1910, aunque viajaba muy frecuentemente a Estados Unidos. En París encontró compañerismo intelectual en círculos donde artistas y escritores se mezclaban con clases altas y aristocráticas, y donde las mujeres desempeñaban un papel importante. En 1920 publicó la obra que le dio el premio Pulizer “La Edad de la Inocencia” Considerada una de las principales novelistas y escritoras de cuentos del siglo XX, Edith Wharton murió en Francia en 1937.
Su educación le proporcionó ideas sobre la clase alta, mientras que su sentido del humor y su prosa pulida produjeron ficción que atraía a una gran audiencia. Recibió  la Legión de Honor francesa por su labor filantrópica durante la Primera Guerra Mundial y en 1923 se convirtió en la primera mujer en recibir un doctorado honorario de la Universidad de Yale.  Escribió novelas y relatos cortos de ficción que destacan por su viveza, la sátira, la ironía y el ingenio. Sus complejos personajes pero sutilmente creados, hacen que la lectura de las obras de Wharton sea desafiante y gratificante, mientras que su propia vida ilustra las dificultades que una mujer de su época tuvo que superar para encontrar un lugar por sí misma.

Publicado en Libros | Deja un comentario

EL JUGADOR DE DOSTOYEVSKI

9788420641942

Editorial: ALIANZA editorial (bolsillo)
Año edición: Madrid, 2015
Traducción:  Juan López-Morillas

Follow my blog with Bloglovin

Aleksei Ivanovich, narrador de la novela, es un joven inteligente que debido a sus dificultades económicas se ve obligado a trabajar como tutor de los hijos del General Zagoryansky que está profundamente endeudado con el marqués De Griers, y que espera la muerte de su rica tía Antonina Vasilievna Tarasichevoy para recibir la herencia que le libre de las deudas y le permita casarse con Mademoiselle Blanche. Todos estos personajes que son lo que no eran (juego de identidades) llevan una vida ociosa en la ciudad de Roulettenbeurg, ciudad imaginaria y simbólica que el autor sitúa en Alemania.
El joven Aleksei, detesta su trabajo y su situación en dicho lugar “...había decidido tiempo atrás, que de Roulettenburg no saldría como había llegado; que algo radical y definitivo iba a ocurrir en mi vida. Así tenía que ser y así sería.“, obsesivamente intrigado por las interrelaciones que se suceden,  permanece al servicio de ésta familia por la relación sumisa y pasional que mantiene con Polina la hijastra del General. Esclavo de su orgullosa belleza y siendo un juguete en sus manos; al que la joven maneja a su antojo sin comprender Aleksei el juego que se trae con el “…Polina misma ve que sufro y me inquieto por causa de sus propios sufrimientos e inquietudes, jamás se dignará tranquilizarme por completo con una franqueza amistosa, y eso que, confiándome a menudo encargos no sólo engorrosos, sino hasta arriesgados, debería, en mi opinión, ser franca conmigo. Pero ¿por qué habría de ocuparse de mis sentimientos, de qué también yo estoy inquieto y de quizás sus inquietudes y desgracias  me preocupan y torturan tres veces más que a ella misma?“.

images-3
La llegada de la que parecía ser la moribunda tía Antonina trastoca la vida y los objetivos de los personajes dejando al descubierto sus ambiciones. La situación empeora cuando baboulinka decide jugar a la ruleta y, si bien, en un primer momento gana un montón de dinero, se ve  irresistiblemente arrastrada al juego, perdiendo gran parte de su fortuna. Esto, acarrea la terrible consecuencia de que todos los personajes pierden en un juego dual, el de las complejas relaciones y el del Casino al que están irremisiblemente unidos. Desde este momentos, se suceden las consecuencias, las acciones, las pasiones, las intrigas… se caen las mascaras y surgen los personajes reales. Aleksei que en un primer momento vive el juego de las intrigas, como un observador crítico, y en la idea de conquistar a Polina, con el telón de los acontecimientos abierto, entra en el juego de la ruleta ganando un montón de dinero. Desde ese momento su destino esta sentenciado “la catástrofe cuya inminencia presentía, se produjo efectivamente, pero cien veces más devastadora e inesperada de lo que había pensado” .

CONTEXTO

igrok-03El jugador está considerada una novela con muchos rasgos autobiográficos. Los antecedentes son muy explícitos, tres años antes de su publicación Dostoyevsky con su joven novia Apollinaria (Polina) Suslova llegan a la ciudad alemana de Wiesbaden. Allí, en el casino el escritor malgastó todo su dinero y el de Polina, mientras a su vez vivían una relación impetuosa con la joven, una entremezclada relación de juego y amor que terminó con un Dostoyevsky arruinado y su relación con Polina fracasada.
Las deudas acosaron al escritor que se vió amenazado con entrar en prisión y que para evitarlo contrajo con el editor Fedor Steliovsky un pagaréannagrigdost rayando en la servidumbre, mediante el cual tenía la obligación de publicar  en un corto período de tiempo: nace con ello El jugador. El no cumplimiento supondría la totalidad de la producción de la obra del escritor por un periodo de 9 años sin compensación económica para el editor. El plazo para el cumplimiento de la obligación era de menos de un mes, por lo que tuvo que contratar a la taquígrafa Anna Snitkina (que más tarde se convirtió en su esposa) y dictó el texto de la novela durante 26 días, del 4 al 29 de octubre. Se supone que  Dostoievski ya habría preparado algunos borradores del texto o un plan detallado de la novela, que hizo posible la creación de “El jugador” en tan poco tiempo. Muchas de sus novelas, fueron escritas con el fin de pagar las deudas de juego.
Dostoyevski siguió jugando grandes fortunas en los casinos, aunque gracias a la influencia de su mujer Anna pudo dejar la adicción al juego que tan claramente llegó a reflejar en esta novela.

800px-%d1%82%d1%83%d1%82_%d0%b4%d0%be%d1%81%d1%82%d0%be%d0%b5%d0%b2%d1%81%d0%ba%d0%b8%d0%b9_%d0%bd%d0%b0%d0%bf%d0%b8%d1%81%d0%b0%d0%bb_%d0%b8%d0%b3%d1%80%d0%be%d0%ba_%d0%b1%d0%b0%d0%b4%d0%b5%d0%bd

Casa donde Dostoyevski escribió El jugador en Baden Baden

ANÁLISIS

Dostoyevski en esta novela disecciona mediante un enfoque psicologico, muy característico de toda su obra (le gusta examinar las profundidades de la experiencia humana), el tema del juego, el dinero, el éxito, y sus misterios, el orgullo, la soledad y 0_779b5_585b806b_xlla fuerza de la pasión de la naturaleza humana. Realiza además un retrato de parte de la sociedad rusa, de aquella que viajaba por Europa como almas errantes y que estaba envuelta en dos pasiones inherentes a su condición de almas vagabundas: la pasión amorosa, y una pasión mas primitiva e irresistible, la de los juegos de azar. A veces son la misma pasión, y otras, sustituyendo el amor por el juego de azar, el ser humano sucumbe hasta la degradación patológica más absoluta “los rusos son los únicos que pueden reconciliar en sí mismos tantas contradicciones a la vez“. Nos encontramos con un novela corta, realizada en un estrecho período de tiempo, pero es una novela extensa y compleja por los temas que trata. Se representan en ellas los hipócritas de la sociedad, los codiciosos inmorales, los sujetos al “pecado” de la riqueza  “… ¿por qué necesito dinero, pregunta usted?¿Cómo que por qué? El dinero es todo
La ciudad Roulettenburg, donde se desarrolla la acción en gran parte de la novela, tiene sus propias reglas, y al igual que el juego de la ruleta nada parece ser fijo ni permanente, todo está sujeto a cambios, donde las designaciones parecen arbitrarias y las fortunas suben y bajan, aparentemente al azar. Los personajes juegan con mascaras, lo que son ahora, no eran antes, pero al final el juego determina sus destinos. La ciudad es el Gran Casino del juego de la vida que termina en la ruleta como símbolo de la incapacidad de entender el futuro determinado, pues aunque lo vislumbremos como ocurre al joven Aleksei Ivánovich, no podemos dejar de sucumbir a él.
El Alma Rusa no la deja pasar Dostoyevski en esta novela, el deseo de riqueza, cuyos antecedentes ya tenemos en Pushkin y en su obra “La dama de picas” y que Dostoyevski lo plasmará en las muchas disertaciones de joven Aleksei, como cuando cuenta la historia de el Vater en el capítulo 4, con el objeto de diferenciar el afán de riqueza de la nación rusa respecto al de naciones europeas, que acogen a esta almas rusas errantes (paneslavismo) y, concretamente, la francesa images-4y alemana, que visualizamos con la frase “Necesito el dinero para mí mismo no me considero indispensable para el capital”. Pero Dostoyevski da un paso mas en ese afán de riquezas de los rusos al hacerlos sucumbir al azar, al juego del destino en el que están inmersos simplemente por ser los que son: rusos “-En mi opinión, la ruleta ha sido inventada sólo para los rusos… el ruso no sólo es incapaz de adquirir capital, sino que lo derrocha sin sentido, indecorosamente. Lo que no quita que el dinero también nos sea necesario…por consiguiente nos atraen y cautivan aquellos métodos, como, por ejemplo, la ruleta, con los cuales puede uno enriquecerse de repente, en dos horas, sin esfuerzo…y como jugamos sin sentido, sin esfuerzo, pues perdemos”. Dostoiyevski puntualiza que el pueblo ruso no se emociona a medias, sino que su pasión incontrolada da paso a la inconsciencia, a la locura. Mediante una sátira irónica Dostoiyevski hace un feroz crítica de la Europa capitalista, donde el espíritu de Rusia muere, pierde los estribos y se expone a todo tipo de ataques. El objeto de la sátira más punzante la recibe la burguesía alemana y francesa, dejando de lado a la inglesa representado por un personaje muy efectivo y bien representado: Mr. Astley. Roulettenburg es la ciudad de las almas rusas perdidas en un mundo europeo que no les comprende y en la cual se ven dominadas por la pasión y la locura simbolizados por el juego y especialmente por la ruleta. 

%d0%b8%d0%b3%d1%80%d0%be%d0%ba1

La narración de la novela en primera persona por Aleksei, tiene como objetivo dar más profundidad a el tipo humano de “jugador del mundo”, reflejo del escritor,  testigo fiel de lo que acontece ante sus ojos y de sí mismo, es decir mostrar todo el sentimiento íntimo de la persona que cae en ese estado de locura irrefrenable . Es una narración de confesiones propias que transmite al lector el estado de ánimo del jugador revelando su mundo interior,”Yo también era jugador. Lo sentí en ese instante. Me temblaban los brazos y las piernas; me martilleaba la cabeza“.

Una lectura rapida, con personajes extremos absorbidos por la adición del juego. Dostoiyevski en su estado más puro, siempre abriéndonos y mostrándonos el alma rusa sin tapujos. La rapidez en la que fue dictada y creada, se percibe en los discursos mentales del protagonista, rápidos y profundamente irónicos y críticos. Un tema universal por un escritor universal.

Publicado en Libros | 2 comentarios

ARDIENTE SECRETO de Stefan Zweig

9788496136595

Editorial: ACANTILADO
Año edición: Madrid, 2004
Traducción: Berta Vias Mahou

Follow my blog with Bloglovin

Con Stefan Zweig siempre he tenido con toda su extensa obra una relación de descubrimiento y admiración constante. Su elegante prosa narrativa en todos sus escritos, bien sea en las novelas, en sus vibrantes biografías o en sus ensayos históricos, sin dejar de señalar su brillante autobiografía “El mundo de ayer” retrato de una Europa decadente, nos sumergen entre sus paginas atrayéndonos de tal manera que siempre queremos un poco más y como él bien señalaba “Solo un libro que se mantiene siempre, página tras página, sobre su nivel y que arrastra al lector hasta la última línea sin dejarle tomar aliento me proporciona un perfecto deleite“. Su prolífica obra accede a los deseos de Zweig y de sus lectores: siempre encontraremos ese tesoro literario que sacie nuestra sed.

Ardiente Secreto, cuyo título original es “Brennendes Geheimnis” y publicada en 1911 es una novela corta que narra la  historia de un interesante triángulo “amoroso” que desarrolla su acción en un balneario en Semmering.

3a237106-ccb5-4eb7-bbba-346c91b240f2_l

El relato comienza con un barón “perteneciente  a la no muy prestigiosa nobleza del funcionariado austriaco” que huyendo de la soledad, busca entre la clientela del balneario “...una aventura, aunque fuera fugaz“. Zweig a través del Barón nos retrata este tipo de hombre narcisista:

Era uno de esos hombres jóvenes a los que su hermoso rostro les ha favorecido mucho y en los que todo está constantemente dispuesto para un nuevo encuentro, para una nueva experiencia; unos de esos jóvenes que siempre se hallan en tensión, para lanzarse a lo desconocido de una nueva aventura; a los que nada les sorprende, porque, estando siempre al acecho, lo calculan todo; a los que no se les escapa ninguna oportunidad erótica, porque ya al primer vistazo captan a cada mujer desde el punto de vista sensual, tanteando y sin distinguir si se trata de la esposa de su amigo o de la criada que les abre la puerta que conduce hasta ella

Aceptando una estancia aburrida y solitaria, aparece en escena una mujer “…una clase de mujer que a él le gustaba mucho, una de esas judías un tanto voluptuosas, rayando en la edad madura…” acompañada por un chico de unos doce años de edad. En ella vio la víctima perfecta  para sus actitudes “había empezado el juego“.  La táctica era clara, atraer a la madre mediante una víctima intermedia: el niño, cuyo nombre es él único que Zweigs nos señala, Edgar. Se acerca -el barón- a el chico con su modales atrayentes que afectan de manera sorprendente a un niño sensible y solitario que se siente feliz y agradecido por ser el centro de atención de un desconocido adulto. Conseguida la pequeña presa atrapa, a continuación, la atención de su principal objetivo: la Madre. Desde ese momento, Edgar deja de ser el centro de atención del Barón y empieza a cuestionarse la nueva actitud que tiene hacia él “¿Qué estaba ocurriendo? Algo había cambiado entre ellos, y el niño no sabía por qué. Inquieto, dejó vagar la mirada. en su corazón golpeaba un diminuto e impetuoso martillo: la primera sospecha“.

Desde ese momento Edgar se convierte en el actor principal de la narración, vemos el juego tejido por adultos a traves de una inocencia que va sufriendo una transformación paulatina por unos sucesos que acontecen delante de sus ojos ybrennendes_geheimnis_1928_insel_verlag_leipzig que le parecen difíciles e incomprensibles “A veces tan sólo una única y delgada puerta separa a los niños del mundo que nosotros llamamos real, y un soplo de viento casual hace que se les abra de golpe“. Su tenacidad le lleva a intentar descubrir este misterioso “secreto”. Los hechos que se suceden, descubren un triángulo de relaciones complejas y sutiles a la vez, mientras que Edgar va dejando de ser niño  para entrar en un nuevo mundo que no entienden y le resulta feo, complejo,  “Pero qué terrible secreto era aquel que empujaba a las personas mayores a engañarle a él, un niño, y a desaparecer como criminales?” y dicha incomprensión que le lleva a adentrarse en el secreto pero que le alejan, a su vez, de su mundo para entrar en uno que escapa a las inocente herramientas con las que visualiza la realidad que acontece. Ésta búsqueda implicará un cambio trascendental en Edgar, la perdida de la niñez, su inocencia … saber que pertenece a el mundo de los adultos implica el conocimiento de secretos y el deber de guardarlos “… le pareció como si viera la realidad por primera vez, como si el velo que cubría las cosas hubiera caído y como si todo ahora se mostrara: el interior de sus intenciones, el nervio secreto de su actividad“.

Zwieg nos lleva a una intriga, creada con unos personajes que actúan entrelazados, pero que tienen individualizadas características psicológicas: narcisismo, lujuria, erotismo y complejo edípico. La influencia de las ideas de su amigo Freud es esencial en el trasfondo que subyace en cada uno de estos tres personajes. La perdida de la inocencia de Edgar, el narcisismo y la lujuria obsesiva representado por el barón y el deseo erótico insatisfecho de la madre que busca nuevas sensaciones. Todo ello en el trasfondo de sucesos que llevaron a la Primera Guerra Mundial. Edgar es un símbolo de cambio, del paso de una etapa a otra, mientras el mundo que conoce Edgar  cae, él entra en la dura realidad. Así, de tal manera, Europa dejaba caer el telón de una inocencia llena de sueños e irrealidades y se veía inmersa en la etapa mas negra de su contemporánea historia.

ADAPTACIONES CINEMATOGRÁFICAS

Esta novela fue llevada al cine en un primer momento, en Alemania, por Robert Siodmak en 1933. Los papeles principales fueron interpretados por Willi Forst y Hilde 1171013Wagener y Hans Joachim Schaufuss en el papel de Edgar. La película fue prohibida con la llegada de Hitler al poder principalmente por dos razones: la primera que tanto el director como el autor de la novela en la que está basada, Zweig, eran judios; y segundo porque el título “Ardiente Secreto” podría indicar alguna referencia al incendio sospechoso del Reichtag en febrero de 1933. Fue la última película grabada en Alemania para el director Siodmarks, que dejó patente mediante la simbólica última escena en la que aparece la madre tras la cortina, ocultando el misterio que debe ser ocultado.

En 1956 Stanley Kubrick tenía un guión para la adaptación de la novela, pero que nunca llevó a cabo, aunque empleó el tema de la confusión de sentimientos entre sueño y realidad, la violencia y el erotismo en su última película “Eyes Wide Shut”. Andrew Birkin, que trabajó mucho tiempo como asistente de Kubrick sí retomó el proyecto con la película “Burning Secret”, con Klaus Maria Brandauer en el papel del barón y Faye Dunaway en el de madre.

 

Publicado en Libros | 3 comentarios

KOKORO de NATSUME SOSEKI

9788415979128

Editorial: IMPEDIMENTA
Año edición: Madrid, 2016
Traducción: Yoko Ogihara y Fernando Cordobés

Esta es la lectura del Club Pickwick del mes de septiembre y me ha ilusionado mucho, porque al fin me enfrentaba a una nueva lectura y no a una reelectura, que siempre son interesantes pero no tienen la magia ni la fascinación del encuentro con lo desconocido. He de señalar que Natsume Soseki no es nuevo para mi. He tenido un  encuentro con este escritor, con su libro “Soy un Gato” (Impedimenta , 2010), pero la lectura de Sokoro me ha llevado a mayor interés por sus escritos y ahora estoy inmersa en “El minero” (Impedimenta, 2016), del que próximamente haré una reseña (a diferencia de Kokoro donde hago un análisis más profundo).

 

KOKORO LA NOVELA

Kokoro es la historia de un joven, sin nombre, que el autor identifica como YO (es el narrador), y que busca llenar un vacío  kokoro“existencial” en su vida. Es una historia de soledad, compartida y vivida individualmente, entre dos hombre de diferentes generaciones “Yo” y el maduro “Sensei”(en español es maestro, sabio, persona docta). Cuando Yo conoce a Sensei, con una obsesiva admiración y amor, intenta aprender de él esa carencia de conocimiento de la vida que le falta. Pero encuentra a un ser introspectivo, taciturno, misántropo, atormentado y solitario que guarda un secreto, y que a pesar de intentar un acercamiento mas profundo, incluso a través de su mujer y de averiguar lo que ocurre tras ese personaje tan peculiar y fascinante que es Sensei, no encuentra respuestas, sino mas interrogantes. Finalmente será el propio Sensei  el que le cuenta la causa que ha sido un peso constante en su vida y que ha determinado  esa personalidad solitaria haciéndolo  sencillamente a través de una carta. Dicha carta responde preguntas, pero también nos crea cuestiones e incertidumbres. Kokoro es, en resumen, una historia de soledad, de miedo, de culpa pero también de amor y respeto, de tradición y modernidad, individualidad y en el fondo traición. Es una historia de corazones individuales que crean una historia de sentimientos comunes.  Traducir el término “Kokoro” del japonés al castellano es entender el núcleo de la historia de estos hombres, y también mujeres, entrelazados por el destino. Sin duda es una obra indispensable para todo buen amante de la literatura, especialmente de aquella que no está destinada al entretenimiento, sino al conocimiento del ser humano que va más allá del contexto cultural en la que se desarrolla. Escrita con frases cortas, sin duda la influencia del haiku, debemos imaginar, crear, percibir,…más entre las palabras no escritas que en las frases del narrador. Una novela que esconde más de lo que las palabras nos dicen…sólo leer y pensar…en el silencio está la historia.
Analicemos pues,  detalladamente esta magnífica y sútil obra, que aunque sea considerada la primera gran obra moderna japonesa siguiendo los llamados “cánones” occidentales, me retrotrae muchas veces a lo visual de la literatura de la era Edo, a la sonoridad del  haiku, es una novela construida como una bella ceremonia del té, detallista, misteriosa, introspectiva y que nos deja un cierto gusto amargo. Detengámonos más detalladamente, por lo que a partir de ahora, es un aviso,  entraremos en el misterio de Sensei. No obviaremos el misterio que esconde y daré una visión de aquellos puntos que me han supuesto mas interesantes…aunque  son tantos, que sin duda es un libro que requiere  una reelectura.

INTRODUCCIÓN

Para entender Kokoro deberíamos tener, quizás, algún conocimiento de la cultura japonesa, para descubrir ciertas sutilezas o hechos que quizás pasen desapercibidos pero que tienen gran importancia. La cultura japonesa siempre me ha fascinado, supongo será deformación “académica”. En concreto esa manera de entrelazar lo tradicional con lo moderno, y de ello tiene mucho esta novela. Pero sería tedioso hacer un resumen de determinados rasgos de la cultura japonesa, primero porque nadie podría dar unos rasgos resumidos de una cultura sin caer en el tópico y segundo por la riqueza, complejidad y lo diferente e incomprensible que puede llegar a ser ésta cultura, incluso hoy en día, partiendo de nuestra occidentalizada forma de ver el mundo. Lo que si es conveniente es situar a Kokoro en un determinado contexto histórico muy importante en la historia del Japón: La Era Meiji
mei2La llamada Restauración Meiji (la palabra Meiji significa : Era de culto a las reglas) supuso en el año 1868 la desaparición final del Shogunato Tokugawa que duró 285 años (gobierno militar de los llamados Shogun) poniendo final al período Edo (1603-1867), devolviendo el control del país al gobierno presidido por la figura del Emperador Mutsuhito (el emperador Meiji ). Para escenificar este nuevo orden, la capital fue trasladada de Kioto, donde estuvo situada desde el 794, a Tokio (Capital Este), nuevo nombre para Edo .En un contexto más amplio, sin meiji-emperorembargo, la Restauración Meiji  de 1868 llegó a ser identificado como una era de grandes cambios en lo político, social y económico (1868-1912), que provocó una modernización y Occidentalización del país. Japón durante esta época de transformaciones tuvo un gran éxito en la organización de un estado industrial, capitalista siguiendo los modelos occidentales. No fue fácil para Japón cuando comenzó a aplicar estas  enseñanzas occidentales tanto en el interior de la nación (tradición versus modernismo, que vemos reflejado en la literatura de Soseki), como con las potencias extranjeras de tal manera que Occidente reaccionó negativamente a la aparición de una nación no “blanca y advenediza” que entraba a jugar en la carrera por los recursos naturales y mercados comportándose como un igual. La muerte del emperador Meiji en 1912 puso fin a estos 45 años del inicio de un cambio trascendental  e imparable que supuso para Japón esta fundamental época de su Historia. A su muerte le sucedió en el trono el emperador Taishō, dando comienzo a la Era Taishō.

KOKORO: UNA HISTORIA EN TRES PARTES

SENSEI Y YO: Yo o Narrador (los nombraré indistintamente a lo largo del análisis) junto a un amigo, se dirigen a d13la  playa de Kamakura, pero este último debe dejarle allí por recibir una carta en la que su madre está enferma, “quedé allí solo y sin nada que hacer“. Es, en esa soledad inesperada, un tema trascendental de esta obra, cuando el Narrador visualiza en medio de la muchedumbre, por primera vez, a Sensei y queda totalmente subyugado por su presencia “Su circunspección me fascinó“, y como cual enamorado, cada día buscaba y anticipaba su presencia en la playa y entre la multitud. El acercamiento, irrefrenable, sucede en el mar, de manera silenciosa, sigilosa, callada y como un coqueteo juguetón, Yo nada con él y es, allí, en el mar alejado de la multitud, los dos solos, donde por primera vez se produce el acercamiento y las primeras palabras “Es divertido, ¿no cree?…¿Volvemos?“, mientras ellos sólo flotaban en el agua. Son estas sencillas palabras las que producen un “alejado” acercamiento  a Sensei y gracias al cual le da pie a visitarlo mientras están de vacaciones en Kamakura.  Tras su vuelta a Tokio Yo decide visitar a Sensei, pero no lo encuentra y la esposa de Sensei le dice al joven que ha ido al cementerio Zoshigaya a visitar la tumba de un amigo. El Narrador camina hacía allí y encuentra a Sensei. Los hombres caminan por el cementerio, y aunque le llama la atención la presencia del joven permite su compañía mientras regresan a la casa de Sensei. “Sensei necesita dejarme claro que el no merecía la pena como amigo. Ahora sé que toda esa indiferencia por el afecto de los demás no era en realidad sino desprecio por si mismo“. Sensei con su forma de actuar, su silencio, su soledad, le da la pautas al joven de lo qué es y a dónde podrá llegar a conocer.  Yo, en esa avidez y atracción por Sensei intenta descubrir el  misterio que yace en aquel cementerio y comprende que tiene mucho que ver con el carácter reservado e introspectivo de él. Pero allí, recibe por primera vez la negativa para penetrar en su alma. Es curioso como esa negativa se escenifica con la visualización japonesa en la ilha-no-outono-coreia-do-sul-de-namiseom-64617987belleza de los elementos naturales, entrelazando lo esencial con lo natural “-Nunca has pensado en serio sobre la realidad de la muerte ¿no es así?. Me quedé callado. Sensei no dijo nada mas. . Al final del cementerio había un inmenso ginkgo, que ocultaba el cielo con sus ramas. -Dentro de poco este árbol se pondrá precioso-dijo él con cierto deleite-. El otoño muda de color sus hojas, y entonces un manto dorado tapiza por completo el suelo“. La belleza del Ginko, será una excusa para acercarse a la misteriosa tumba que visita mensualmente Sensei  “No se trata de dar un paseo , sino visitar un tumba“, entendió el mensaje, pasear entre las hojas amarillas era posible. La belleza viene con el fin de las estación con la caída de las hojas muertas que hacen hermoso el camino. Muerte y belleza. Como un suave haiku.
Yo, inicia el camino del conocimiento, de aplacar la soledad, aunque no sea consciente de la misma, es joven, no tiene misterios sólo tiene preguntas. Es curioso lo que le dice Sensei a ese mayor acercamiento “..,no hay mayor soledad que la juventud“, avisa a que no encontrará lo que busca, en dos seres solitarios ¿qué puede haber? Sensei le dice claro a Yo que no será capaz  de”..agarrar tu soledad y expulsarla de ti” . Pero sigue ese acercamiento por parte de Yo y ese dejar hacer, por parte de Sensei. Éste aunque dude de la constancia de Yo, no la niega y la permite…quizás quiera que se entrelazan sus mutuas soledades …o no, todo es parte del misterio. El Narrador, sigue en la búsqueda de misterio, es una obsesión que le lleva a acercarse a la esposa de Sensei, Shizu, y es en las conversaciones con ella, donde comprenderá el abismo queb60d859688449a6facc88abdcf9330f1 se abre entre Sensei y ese misterio que se guarda en aquel cementerio Zoshigaya. A la vez, intenta penetrar en  conocer  la relación extraña de Sensei con su mujer Shizu, por lo que los sentimientos de amistad con ella crecen también (pero de forma muy diferente, aquí todo es pausado pero arrítmico). Shizu explica a Yo que la muerte, no natural, de un amigo coincidió con ese lento descenso a la oscuridad introspectiva de Sensei. Yo entiende la necesidad de preservar el  misterio “Aún no voy a contar nada sobre aquella tragedia, una tragedia nacida de la historia de amor que los unió. Ninguno contó casi nada al respecto. En el caso de ella por pura discreción. En el caso de Sensei porque quizás tenía razones más profundas para guardar silencio.“. Shizu ama a su marido, pero Sensei esconde profundamente lo que le atormenta, y que ha supuesto que  su vida matrimonial  quedara fuera de su alcance emocional “Tu no tienes ningún defecto. Soy yo el único que está llena de defectos. recuerdo que sus palabras me produjeron una profunda tristeza. Cada vez que lo pienso no puedo evitar ponerme a llorar ¿qué es lo que hay en mí que tanto le desagrada?. Las lagrimas corrían por sus mejillascuenta Shizu al joven Narrador sobre las palabras que le decía Sensei y sus sentimientos respecto a ello. Mientras sucede esta lenta y sutil investigación, Yo debe dejar Tokio y  volver a su casa, su padre está enfermo. En su mente quedan las advertencias de Sensei y Shizu sobre la gravedad de su padre . 

meiji1-2

En su visita a su casa, se da cuenta que su padre esta enfermo pero no era como lo imaginaba. Allí mientras se entretiene con su padre, un hombre de campo, con una forma tradicional de vivir, Yo acaba comparándolo orig_photo107268_804639con Sensei “Di a comparar a mi padre con Sensei. Ambos eran tranquilos, ambos estaban retirados hasta el extremo de no existir  ya para el mundo y ninguno de los dos disfrutaba del reconocimiento social…, la compañía de mi padre no me satisfacía especialmente, mientras que la de Sensei, a quién nunca había visitado con el único objetivo de pasar el rato me había marcado profundamente…Pensaba en mi padre, pensaba en Sensei que no tenía ningún parentesco conmigo la comparación me hacia sentir tan aturdido como si me hubiera sido revelado una verdad fundamental sobre la vida“. Pero no sólo descubría esta contradicción entre su relación con su padre y Sensei, sino que se daba cuenta que su vida en Tokio era un anacronismo con la vida que tenía en el campo. Dos mundos que estaban en un constante choque cultural, consecuencia de lo que supuso la Restauración Meiji. Tradición y modernidad convivían, pero a la misma vez eran antitéticas. La cultura japonesa de hoy es el proceso de ese cambio que empezó en dicha Era, lo tradicional con lo industrial y posteriormente lo tecnológico, pero que en sus primeros momentos creaba una incertidumbre, una confrontación entre aquellos que se adaptaban y aquellos que permanecían fieles a sus costumbres milenarias.
Yo vuelve a Tokio y sigue su relación con Sensei pero también para termina su tesis, que ocurre en sintonía con lo natural, con la vida, interacción propia de la cultura japonesa “cuando las ramas  de los cerezos de doble flor ya empezaban a poblarse de hojas…koishikawa-korakuen-garden-tokyo-japan13cd017l768. La libertad de finalizar sus obligaciones académicas le sirvió para dedicarse al introspectivo Sensei del que cada vez se sentía mas atraído por esa misteriosa  y cerrada forma de ser, que no dejaba ninguna apertura, excepto por pequeños haces de luces que dejaban ver pinceladas de su alma atormentada. Pequeñas frase que le creaban mas interrogantes, como la cuestión de la herencia y la enfermedad del padre de Yo, un tema que en un principio le parecía anodino, pero al que Sensei , con sus parcas palabras, les daba a estos hechos una importancia fundamental que escapaba a la comprensión de Yo. O ese odio visceral al dinero, que traía malos augurios, rompía familias…que parecía darnos una idea de Sensei como de un hombre tradicional sujeto a los antiguos cánones . Todo cambia cuando recibe malas noticias de su casa: su padre estaba mas enfermo. Le vino a su mente las advertencias de Sensei. Mientras va en el tren, Yo reflexiona sobre la muerte Qué insignificante resultaba el ser humano! No podía dejar de admirarme ante la vanidad de nuestra existencia,  y ante la fugacidad de la vida. Un pensamiento, en fin, que ahondaba en mi convicción acerca de la extrema fragilidad del ser humano. ¿Qué voy a decir sobre esto, pues lo vivo en cada instante de mi vida? Al fin y al cabo es una pregunta existencial y que todos, de alguna manera, llegamos a tener en determinados momentos de nuestra vida.
MIS PADRES Y YO:  Esta segunda parte, transcurre exclusivamente en el campo, en la casa de Yo.  Para mí es un intermezzo, un período de reflexión creado por Soseki, donde hace un paréntesis de una realidad muy ligada a los hechos históricos que iban a suceder.  Nos prepara, en los sentimientos, incertidumbres, en las propias contradicciones y luchas internas de Yo con la tercera parte : el desenlace.
A su llegada ocurre un hecho que puede parecernos sin importancia pero señala ese anacronismo de lo nuevo y lo antiguo. El Narrador vuelve a su casa y junto a él lleva consigo  su diploma de estudios pero que en un acto de insatisfacción existencial lo arruga, no le da importancia al valor académico de lo conseguido. Pero lo tokonomaprimero que le hacen ver sus padres es la importancia de aquel papel arrugado.  Su padre le dice estar orgulloso de su graduación  “…si te pusieras en mi lugar lo verías de un modo distinto. Lo que quiero decir que tu graduación representa más para mí que para ti. ¿Lo entiendes?“. Yo, queda mudo pero de vergüenza, pero también que esa obsesión con Sensei, en comprender los sentimientos de un ser que no quiere ser comprendido, obvió algo trascendental: que sus padres también tenían sentimientos “Me había comportado como un verdadero estúpido al no considerar en ningún momento sus sentimientos“. Al colocarse el diploma en el tokonoma, se siente renovado, por lo menos por un tiempo. Yo es un personaje existencialmente confundido y quizás su juventud le dé esa inconsistencia en lo que piensa y asume. Por tanto de nuevo sus continuas disertaciones, le llevan a la influencia universitaria y urbana adquirida en Tokio, anhelando la ciudad.  Siempre el “choque cultural” presente en los personajes, Yo está inmerso en esa constante lucha, Tokio es Sensei, que tiene una carga tradicional muy grande pero que también representa como Tokio una nueva Era (de ahí esa comparación con su padre).
Curiosamente es allí en el campo donde se enteran de la muerte del Emperador Meiji ,que trae como un hecho reflejado, una mayor decadencia del padre. Muere el artífice de una época de cambio fundamental para ese Japón presente y para el Japón del futuro que es él que nos ha llegado hasta hoy día, incluidos los incidentes históricos futuros. Pero muere también la época que precedió a la presente y que  aún mantenía vivos los antiguos vestigios de la Era del Shogunato, principalmente en zonas rurales. La muerte inminente del padre hace que llame a su familia (característica de la cultura japonesa fundamentada en el confusionismo). Su madre sigue preocupada por el futuro de Yo y le insta a que pida ayuda a su amigo Sensei. Algo reticente le escribe, pero no obtiene respuesta. Esta falta de respuesta le resulta incomprensible y decide volver a Tokio. Su padre empeora de nuevo y debe quedarse, nogicomo el anfitrión de todas las visitas que van llegando. Se siente más alejado de la realidad en la que está viviendo ahora, él ya no pertenece allí. Un hecho crucial que ocurre es el suicidio ritual del General Nogi, que tiene una importancia fundamental en la acciones finales de la novela. Mientras hace los preparativos de la inminente muerte de su padre  recibe carta de Sensei para que vuelva a Tokio. No habla nada sobre su solicitud de trabajo ¿por qué? Sensei siempre creándole misterios y dudas al joven Narrador. La incertidumbre aumenta cuando recibe nueva misiva indicándole que ya no es necesario. El padre empeora y Yo empieza a recordar las indicaciones de Sensei sobre la herencia. Especialmente respecto a la casa y a su madre (la viudedad es un hecho fundamental en ésta cultura) hay, por tanto, una preocupación de  fundamental en la cultura tradicional japonesa: la casa,  para una familia tradicional que vive en el campo, tiene una posición privilegiada en la memoria de los antepasados de la familia y por tanto de la continuidad de su identidad. Este hecho lo volveremos a tener presente más adelante con  la historia de Sensei. ¡Todo nos lleva a Sensei!.
Mientras se preparan para el acontecimiento de la muerte del padre que es sus delirios gritaba “Le pido disculpas General Nogi…Me siento muy avergonzado“, su muerte vista como un acto de interconexión entre las muertes del Emperador y del General. Es claramente una visión pesimista de un momento crucial de la Historia del Japón. El mundo para ellos cambió irrefrenablemente, y es ahora cuando el artífice de todo muere cuando surgen las cuestiones fundamentales. ¿Qué les espera?. Es la pregunta que hay en en trasfondo de esta concatenación de hechos que podrán parecernos aislados, pero que Soseki los entrelaza para darnos las pautas del momento en él que todo sucede ahora y,  lo que posteriormente sucederá.
Yo recibe, de nuevo, una larga carta de Sensei, lee someramente, pero le es imposible su padre esta en coma. Como vemos, sigue esa  lucha constante entre la responsabilidad tradicional y la atracción del maestro en Tokio. Lo vemos completamente atrapado,  sujetado por ambos lados, dos mundo, que tiran de lados contrapuestos ¿a dónde debe estar?. Debe dejar la carta porque su padre ya está cercano a la muerte. Cuando en un momento lee unas fatales letras “Cuando esta carta llegue a tus manos yo no estaré en este mundo. Habré muerto hace tiempo“, determinan su posición. Piensa en su situación que como siempre está inmersa en la dualidad y que volvía a ser  crítica. Debía elegir entre su padre o Sensei. La opción está tomada, deja todo dispuesto en una carta  (todo se deja en el silencio o en palabras escritas apenas hay dialogo) respecto a su padre y coge el tren hacía Tokio, allí leerá la carta que descubre el misterio de Sensei…la respuesta que buscaba, no es por sus propias palabras, ni siquiera en su querido Tokio, es en medio de la nada, en ninguna parte, es un viaje literal hacia el descubrimiento.

la-revolucin-meiji-1-638

EL TESTAMENTO DE SENSEI: Mientras va hacia Tokio lee la carta de Sensei. Empieza la misiva disculpándose por no haberle respondido y le dice que le contará ese misterio que le ha dejado convertido en un ser melancólico e introspectivo. Le escribe sobre la muerte de sus padres en su infancia y como su herencia quedó bajo el cuidado de su tío que, de manera rastrera acabó engañándolo, rompiendo con su familia y dejando su casa.  Como ya habíamos señalado anteriormente la casa en la cultura japonesa tradicional era un referente identitario . El hecho de que sea su propio tío “...lo odiaba, lo veía como el epítome de persona corriente y decente que se transforma, de buenas a primeras, en cuento huele el dinero. Por eso  no podía albergar la idea de que no hay nadie en este mundo digno de verdadera confianza“, su familia, su estirpe “A fin de cuentas, es la sangre lo que mueve el cuerpo“, aquello que le hace ser quien es, le provoca mucho daño y convertirá a Sensei en un ser que desconfía de la humanidad, en un misántropo.  Entendemos, ahora,  los consejos que daba al joven Yo sobre la herencia  y ese odio al dinero como un elemento que corroe al ser humano…él lo había vivido en sus propias carnes. El primer rasgo, que encontramos en Sensei, por tanto, esta lejos del cementerio Zoshigaya, sólo perfila desconfianza en las acciones de los seres humanos…la que sin ser consciente ( en otros momentos sí lo será) le llevara a ese gran sufrimiento interior.
mura-6
En Tokio, al que huye ya como un sujeto sin raíz, consigue alojarse con una viuda Okusan y su joven hija Ojyosan, de la que se enamora “Menospreciaba a las mujeres, cierto, sin embargo, no hestancia-japonesaallaba en mí el más mínimo  rastro de menosprecio a Ojyosan. Frente a ella todas mis teorías se desplomaban“. Aunque permanece un poco distante no quiere ser manejado, permanecía reticente, la traición de su tío había dejado una profunda huella de desconfianza creyendo ver  cierta “conspiración”: la posibilidad y deseo de la viuda de casarlo con su hija. Por otra parte tenía confusos los sentimiento hacia la hija “El apego que sentí por ella no era muy distinto del impulso religioso….Si el amor tuviera dos extremos , la sensación de santidad por un lado y el deseo carnal por otro, …yo me inclinaba más hacia la santidad. Soy un hombre…, pero ni  mi mirada ni mis pensamientos ansiaban nada físico“. Sensei por tanto, al igual que ocurrió con Yo, se encontraba en una dualidad conflictiva de sentimientos, por ello decide esperar, no quiere actuar sino dejar hacer y que el tiempo pase.  Mientras, convence a Okusan de que aloje a un amigo suyo de la infancia y que estudiaban juntos en la universidad, su nombre es K.
Aparece un personaje fundamental que permanece escondido entre las lineas del libro, del que nos sabemos nada pero que es el desencadenante desde la primera palabra hasta la última de esta novela. Es difícil definir a K, y terminada la novela, estoy seguro que  se necesitaría de una lectura exclusiva y crecería en importancia y complejidad en ese silencio que tanto le caracteriza, como el paso suave de unas geta sobre las hojas caídas de un cerezo o de un Ginkgo…no importa. ¿Quién es K? Era hijo de un monje budista, que al no ser primogénito fue adoptado por una familia que pagaron sus estudios de medicina, cosa que no estaba cumpliendo ya que realizaba otros estudios que creía odiando llevarlo una mayor realización personal. Cuando Sensei le reprochó el engaño, K respondió con una madura sinceridad “actuar como mis padres quieren supondría ir en contra del camino elegido“. Mientras todos dudan y están en constante conflicto el paradigma de K es saber lo que quiere, o eso creemos. Es una personalidad excéntrica debido a esa infancia de rechazo y religiosidad, y si encontramos algún conflicto en él, es el emocional y el religioso. Ocurre que K es repudiado por su familia al descubrir el engaño  en sus planes educativos, por lo que tuvo que buscar sus propios medios para seguir estudiando. Según Sensei es en ese momento cuando “Poco a poco se convirtió en un sentimental …como si cargara el peso del mundo sobre sus hombros…“, y es también cuando  K entra en escena en la casa de Okusan y de su hija Ojyosan.
Para Sensei, la entrada de K en la casa era una misión de transformación de ese carácter tan antitético que tenia K respecto a él “quería explicárselo todo, convencerlo de que no tenía razón…tenía unas convicciones profundísimas  y estaba dispuesto a seguir adelante como fuera , aunque ello lo condujera a la autodestrucción“. Pero K era un ser introspectivo, al modo confuciano, tenía una estricta forma de vida y un claro objetivo hacia la Virtud, que a su vez, estaba “impuro” al romper con un eje fundamental de la rectitud y de la vida asceta y confusionista : la familia.  A K no podemos comprenderlo sin entender el Confucianismo, pues es su camino de perfección que le hace vista-ventana-jardin-japonesser quien es: estoico, taciturno, introspectivo. La alegría de Yo es lo opuesto respecto el carácter casi hierático de K. Por otra parte, Sensei tiene ese  “dejar hacer y pasar “, ciertos tintes de “hombre superfluo”, y ante la imposibilidad del cambio con el dialogo, decide dejar libre a K y que el ambiente en la casa de huéspedes haga la transformación “me consagré a humanizarlo. Convertí ese empeño en mi principal tarea….todo mi esfuerzo resultaría inútil si no lograba sentarlo aliado de una mujer…de algún modo eliminaría el oxido de su sangre“. Pero el resultado no fue el esperado. La desconfianza empezó a surgir en Sensei, algo que ya le era consustancial a su estado, lo veía en los pequeños detalles y llegando a suponer que entre K y OJyosan se estaba creando un sentimiento afectivo más allá de inquilino y arrendataria (mejor dicho hija). El lector al igual que el Narrador vé salidas y entradas, movimientos de puertas corredizas, sombras en las paredes…la incertidumbre tiene el sonido de pisadas del tabi sobre el tatami y en las palabras que surgen en la mente desconfiada de Sensei.
confucionismo
En Sensei, la desconfianza le va a corroer poco a poco, olvida el objetivo de cambiar el carácter taciturno de K, sólo está preocupado por esa relación que percibe, pero de la que nada sabemos. Como estrategia decide anticiparse a lo que pudiera ocurrir  y contar a K sus sentimientos por Ojyosan, pero vuelve a actuar esa desidia con tan nefastas consecuencias para todos. La “no actuación” ese “dejar hacer” conllevan lo que no deseaba, las únicas palabras salidas fuera del camino de Virtud de K, es para confesarle que tiene un sentimiento hacia la joven “Supe que iba a decir algo , pero no sabía qué. Podrás imaginar mi aturdimiento  cuando confesó  que amaba apasionadamente a Ojyosan. Me quedé petrificado, como si sus palabras fuesen mensajeras de un terrible encantamiento. Me sentí incapaz incluso de abrir la boca“. La angustia y los celos llenan a Sensei. ¿Esperaba o no ésta confesión?. Sin duda alguna la desconfianza jugó en su contra, pero en el il_570xn-949036266_iojpfondo creía conocer a K  en su inquebrantable fortaleza hacia el camino elegido, hacía el perfeccionamiento interior. No podía esperar que apareciera un obstáculo en el camino de K: una  interrupción amorosa. Es curioso, como la misión primigenia de conversión de su amigo en un ser más social, se reconvirtiera 180 grados y la encaminará a asentar mas los planteamientos confucianos de K. Mas, no le bastó lo suficiente con indicarle de nuevo el camino “Mi mayor temor era que abandonase sus creencias y por ello lo hiciese chocar con mis intereses. en otras palabras actuaba por puro egoísmo “, sino que, para llegar a los efectos deseados y llevado por los celos  Sensei le recrimina con palabras y frases como “quién no tiene voluntad de crecer espiritualmente es un idiota“, poniendo en duda, por tanto , el propio ser que es K. Las consecuencias no las vemos, por el propio carácter de K, que no deja traslucir nada, es un telón negro de sentimientos (sólo roto en la confesión de amor). Imaginamos  lo que ocurrirá entre los silencios de las palabras escritas, entre las acciones y pensamientos de Sensei y conociendo ese mutismo e inaccecibilidad de K claramente las consecuencias: efecto de juicio y sentencia en un alma confusa y doliente en su camino hacia la Virtud.
A Sensei no le basta con crear la incertidumbre y la duda en K, sino, por primera vez, decide actuar. Una acción que se realiza con la intriga mezquina y engañosa de un traidor, a escondidas, adelantándose en pedir la mano de Ojyosan a Okusan. La viuda acepto la petición pues la desconfianza de Sensei  en un primer momento, respecto a este tema, es ahora confianza. Tras la pedida de mano, Sensei tenia puesta su preocupación , no en el rechazo posible de la joven, sino  por la actitud de K al saber de la traición cometida. No fue capaz de explicar a su amigo lo que acababa de hacer, la cobardía actuaba ahora en su razón, o la sin razón de los celos. Al final  K  llegó a enterarse por la viuda.  Lo único que pudo escuchar Sensei de lo que le había supuesto la noticia a su amigo, tras esa puñalada certera y traidora como Brutus ante la muerte de Cesar, fue un “Enhorabuena“. Dos días después K se suicidio.
images-2
El Harakiri, se convierte en  una fuerza imparable que arrastra la personalidad de Sensei, y como en una especie de transmutación ese carácter introspectivo paso a Sensei, sin esa carga religiosa confusionista que anidaba en K. La huida hacia adelante de Sensei, dejando casa, refugiándose en los estudios y en los libros, fue también una huida hacia su interior “Sin embargo, día tras día, sentía como esa frágil esperanza se resquebrajaba aplastada por la implacable realidad“, nacía el Sensei que Yo conoció en aquella playa de Kamakura. La culpa y la traición cargaron sobre los hombres de Sensei que le llevaban puntualmente a la fría tumba de K en el cementerio Zoshigaya.  Traición, cobardía celos, todo se concentra y crea un nuevo carácter, un nuevo ser en Sensei. En la misma medida que la transformación de Sensei se producía, el final de K le atrae. Querrá seguir el mismo camino, es un pensamiento constante “Desde entonces , a menudo he sentido la amenaza de una fuerza terrible. Al principio lo atribuí a una fuerza externa abrumadora, pero a medida que pasó el tiempo, empecé a pensar que esa sombra moraba en mi interior ya desde el día de mi nacimiento“, crecía la confusión de los motivos del sacrificio de K, que compaginaba con la confusión de esa caída libre hacia el abismo en la que se encontraba. Los veía como dos hechos aislados … o no (percibimos al confuso Yo) ¿Qué lo impedía? Su mujer,  Ojyosan, el respeto que le tenía y no dejarla viuda con todo lo que ello representa en ésta cultura, pero también, creo,  el respeto a su mujer es el respeto a K.
El sacrificio ritual del General Nogi, (recordemos cómo este hecho también fue fundamental en la decadencia del padre de Yo), es la espita para tomar la determinación, que ya está tomada, sólo como excusa: la acción de un hombre honorable con una muerte honorable para el japonés tradicional…pero también hay cierto aire de derrotismo, su incapacidad de asumir sus acciones. Es lo que le escribe a Yo en aquella carta leída en un tren que sigue su rumbo, inconsciente como objeto inanimado, donde se relata el rumbo y el destino de un ser humano y todo lo que supuso: las decisiones o no decisiones tomadas en algún momento de su vida. Somos lo que hacemos o hacemos lo que somos…Sensei o K …esos son los interrogantes. Muchas preguntas, muchos comportamientos cuyas causas no son totalmente definidas al lector. Un libro para pensar , preguntar y responder…o no.
calligra017

 

NATZUME SOSEKI   夏目漱石

Nacido como Natsume Kinnosuke en la ciudad de Babashita, de unos padres ya mayores, su madre tenía cuarenta años de edad y su padre entonces cincuenta y tres. Cuando nació, ya tenía cinco hermanos. La situación de un nacimiento tardío supuso cierta vergüenza en la tradicional familia Natzume. En 1868 una pareja sin hijos, Shiobara Masanosuke y su esposa, lo adoptaron  (recordemos la vida de K) hasta la edad de nueve años, cuando la pareja se divorció. Esto conllevo la vuelta de nuevo a casa de sus padres que lo recibieron como una molestia. Su madre murió cuando él tenía catorce años. En 1887 murieron los dos hermanos mayores, hechos que intensificaron  la sensación de inseguridad que transmitió a su obra.
soseki
Sōseki asistió a la escuela en Tokio,  en la que se enamoró de la literatura china , y  ya se imaginaba a si mismo como  escritor. Interés que surgió a la edad temprana de 15 años confesando a su hermano el gusto por literatura.  Sin embargo, su familia desaprobaba fuertemente este interés, y cuando Sōseki entró en la Universidad Imperial de Tokio en septiembre de 1884 , fue con la intención de convertirse en arquitecto. A pesar de  preferir los clásicos chinos , comenzó a estudiar Inglés con la sensación de que podría resultarle útil en su futura carrera.
En 1887, se reunió Sōseki con Masaoka Shiki , un amigo que le daría el aliento necesario para convertirse en escritor. Shiki le enseñó el arte de componer haikus . A partir de este momento, comenzó a firmar sus poemas con el nombre Sōseki, que es un dicho chino que significa “terco”. En 1890, ingresó en el departamento de Literatura Inglesa, y rápidamente dominó el idioma Inglés.  Sōseki se graduó en 1893, y se inscribió por algún tiempo como un estudiante graduado y profesor a tiempo parcial en la Escuela de Tokio.
En 1895, Sōseki comenzó a enseñar en la escuela secundaria de Matsuyama en Shikoku , que se convirtió en el escenario de su novela Botchan . Junto con el cumplimiento de sus obligaciones docentes, Sōseki publicó haiku y la poesía china en una serie de periódicos y revistas. Renunció a su cargo en 1896, y comenzó a enseñar en la Escuela Superior  en Kumamoto . El 10 de junio del mismo año, se casó con Kyoko Nakane
En 1900, el gobierno japonés envió a Sōseki para estudiar en Gran Bretaña como “primer estudioso de la literatura Inglésa- japonesa de Japón”.  El visitó Cambridge y se quedó una noche allí, pero renunció a la idea de estudiar en la universidad porque no podía permitirse el lujo con la beca concedida por el gobierno. Estudió por tanto en la  University College de Londres (UCL). Tenía unos malos y mineros recuerdos de su vida en Londres, pasando la mayor parte de sus días en el interior de su habitación enterrado en libros que incluso sus amigos temían que pudiera estar perdiendo la cabeza.
Vivió en cuatro alojamientos diferentes, aunque sólo en la última de las cuales, compartiendo casa con Priscilla Leale y su hermana Elizabeth, en Clapham, fue satisfactoria. Cinco años más tarde, en su prefacio a Bungakuron (La Crítica de la Literatura), escribió sobre éste período: “Los dos años que pasé en Londres fueron los años más desagradables de mi vida. Entre los caballeros ingleses vivía en la miseria como un pobre perro que se había perdido entre una manada de lobos“.
A pesar de la pobreza, la soledad y los problemas mentales, allí en Londres solidificó su conocimiento de la literatura Inglesa durante este período, por lo que regresó al Imperio del Japón en enero de 1903. Tras un período en diferentes puestos académicos, llegó a ser profesor de literatura Inglesa en la Universidad Imperial de Tokio, donde impartía teoría y crítica literaria .
La carrera literaria de Sōseki comenzó en 1903, cuando contribuyó al haiku, renku (haiku de versos encadenados), haitaishi (verso encadenado de un tema conjunto) y bocetos literarios para revistas literarias, como el destacado Hototogisu, editado por su antiguo mentor Masaoka Shiki, y más tarde por Takahama Kyoshi. Sin embargo, fue el éxito de público de su novela satírica Soy un gato en 1905 lo que le valió la admiración pública, así como el reconocimiento de la crítica. soseki2
Siguió en este éxito con historias cortas, como Rondon a ( “Torre de Londres”) en 1905 y las novelas Botchan ( “Pequeño Maestro”), y Kusamakura ( “hierba de almohada”) en 1906, que estableció su reputación, y lo que le permitió dejar su puesto en la universidad  para comenzar a escribir a tiempo completo. En 1914 escribió Kokoro, su obra cumbre. Parte de su obra trata de la relación entre la cultura japonesa y la cultura occidental. Especialmente sus primeras obras están influenciadas por sus estudios en Londres. Comenzó a escribir una novela  un año antes de su muerte a causa de una úlcera de estómago en 1916.
Los temas principales en la obra de Soseki incluyen la gente común que luchan contra las dificultades económicas, el conflicto entre el deber y el deseo (un tema tradicional japones), la lealtad y la mentalidad de grupo frente a la libertad y la individualidad, el aislamiento personal y el distanciamiento, la rápida industrialización de Japón y sus consecuencias sociales, la crítica a la imitación de la cultura occidental de Japón, y una visión pesimista de la naturaleza humana. Sōseki tomó un gran interés en los escritores del grupo literario Shirakaba (abedul blanco). En sus últimos años, autores como Akutagawa Ryunosuke y Kume Masao se hicieron buenos seguidores de su estilo literario.
Publicado en Libros | 4 comentarios

“Mendelssohn en el tejado” de Jirí Weil

 

Editorial: IMPEDIMENTA
Año edición: Madrid, 2016
Traducción: Diana Bass
Prólogo: PHILIP ROTH

Los árboles , triunfales e inmortales, crecían ofreciendo sus dones y sus servicios, y cuando tenían que morir, morían de pie. No eran piedras muertas erigidas para conmemorar, amenazar o recordar. Eran la vida venciendo a la muerte.

El tema de la llamada “Literatura del Holocausto” , siempre ha tenido un lugar importante en mi biblioteca, supongo que con la intención de entender lo 30063522incomprensible del “mal” cuando actúa de manera global e impersonal, como ya dije en mi entrada La lectora “enferma”. Primo Levi y su trilogía ( “Si esto es un hombre”, “La tregua” y “Los hundidos y los salvados) me inició duramente en el mundo de los Campos de Concentración. Leí, o mas bien investigué, a través de numerosos ensayos históricos, incluyendo las sesiones de los Juicios de Nuremberg  (que se conservan en la Biblioteca del Congreso de EEUU y se puede acceder por Internet), o  con el libro escrito por el psiquiatra norteamericano Leon Goldensohn “La entrevistas de Nuremberg”, un cara a cara con aquellas mentes pensantes y creadoras y ejecutoras en la sombra, de lo que es todavía una incomprensible matanza de millones de seres humanos. Entender los hechos políticos y cómo llegan los seres humanos en determinados contextos, a imbuirnos de un “mal” colectivo y dejarse llevar por los acontecimientos históricos como seres alienados, sin moral ni ética individual, aceptando los hechos sin apenas resistencia, lo intenté vislumbrar a través de la filosofía de Hannah Arendt  con “Los orígenes del Totalitarismo” y “Eichmann en Jerusalén” con su teoría tan controvertida de la llamada “banalidad del mal“.

He leído mucha literatura, basada generalmente en hechos reales, aparte de la de Levi,  la de  Elie Wiesel, Imre Kertész, entre otros. Con ellos entramos en los propios Campos que es un mundo desgarrador y de muy difícil lectura (aunque creo que es necesario leer, quizás con la leve esperanza que esos hechos no lleguen a suceder… muy leve). También hay un tipo de  literatura que no se desarrolla en los Campos, pero mientras leemos estas lecturas, algunas ficticias y otras no, es imposible no olvidarlos y tenerlos presente como imagen de fondo. Así ocurre con los “Diarios” de Anna Frank o de Hèlène Berr . Libros inacabados por la barbarie colectiva en la que se sumió una gran parte de Europa durante la II Guerra Mundial.

Con la novela “Mendelssohn en el tejado” de  Jirí Weil, nos encontramos con una obra de ficción, pero que trasciende a una realidad conformada y claramente objetiva. Ya dije en mi presentación que por problemas personales me negué a seguir obsesionándome con ésta búsqueda sin sentido del conocimiento de aquellos hechos históricos, pero la editorial Impedimenta, ha publicado esta joya literaria y a este autor, desconocido para mí hasta este momento, y he sido incapaz de resistir… y me alegro por ello.

La acción, que se desarrolla en la ciudad de Praga comienza con una situaciónc77cbe95a9e0f6f06a8aff90db72464e ciertamente surrealista y con tintes cómicos, al querer destruir la Estatua del compositor de origen judío Mendelssohn del tejado de un edificio que será utilizado por las fuerzas alemanas ocupantes, por parte del colaboracionista Julius Schlesinger. El hecho es que ninguno, ni él, ni los operarios que realizan el trabajo saben cuáles de aquellas estatuas es la del músico.  La solución que toman es dejarse llevar por las premisas raciales y nada mejor que distinguir a un judío  por su nariz. Esta medida casi llega a la destrucción de la estatua de Wagner, paradójicamente el músico del nazismo es quién tiene la nariz más grande.

De ahí pasamos por distintas situaciones que van a tener un denominador común una Estatua. El sufrimiento del hombre, que según la mitología griega nace de la piedra, ve su reflejo en las Estatuas que aparecen: la Estatua de la Justicia, destruida por el judío Reisinger; la Estatua de Roland en uno de los puentes de Praga, que contempla el carnicero de Praga “Protector de Bohemia y Moravia” Reinhard Heydrich (organizador de “la Noche de los Cristales Rotos” y de la llamada “Solución Final); la Estatua dePA211878 Moisés que contempla el Consejo Judío que cumple escrupulosamente las normas impuestas por el Protectorado en lo que refiere al envío de judíos al Este, y por tanto a la aniquilación en las Campos de Concentración; la Estatua humana de Rudolf Valitzer ( tenía una enfermedad que le iba convirtiendo en piedra) o la Estatua en forma de T, realizada  con madera, para la ejecución de una serie de judíos escogidos a causa del asesinato de Reinhard Heydrich (hecho real que produjo una terrible venganza por parte de las fuerzas alemanas), que queda solitaria tras la dura ejecución, en la fría nieve  del campo de Terezín … el patíbulo. Este autor juega con cierto simbolismo  mediante las Estatuas, para explicar el sufrimiento judío en el ghetto de Praga, Terezín (Theresienstadt), junto a diversos personajes que sobreviven(o intentan sobrevivir), dejándose llevar por el enemigo, con la esperanza que esa sumisión les lleve a la supervivencia.  Es el caso del doctor Rabinovic fiel cumplidor de las leyes y normas judías que sufre más por incumplir la Torá que del sufrimiento que le rodea.

La paradoja de esta maravillosa novela, donde los personajes que van apareciendo e intercalándose en la trama, víctimas y verdugos,  humanos y Estatuas nos llevan hacia un final previsible, por lo conocido; es que todas las Estatuas sobreviven, excepto la Justicia machacada a golpe de martillo hasta su total destrucción por el judío Reisinger, que huirá sabiendo que es la única salida para su supervivencia (muy paradójico tanto por la Estatua destruida como por la huida, pues el autor se salvó de la aniquilación en los Campos, huyendo también, quizás era de alguna manera  su alter ego).

Puente-de-Carlos

Una novela que va in crescendo respecto a la situación de los judíos de Praga. Quizás no veamos los campos, pero los olemos, igual que percibimos las cenizas en el aire que salen de las  chimeneas crematorias lejanas, en un Este percibido como algo funesto y definitivo, aunque para ninguno de Terezin hay un conocimiento real de lo que allí ocurre. Quizás es ficción, pero no hay más realidad que la muerte de tantos millones de personas. Sí, las estatuas permanecen, porque la humanidad siempre sobrevive pues nace de la piedra, pero nunca es igual. Al final siempre quedará grabada la canción de esas dos hermanas que cantaban como símbolo de resistencia y lucha y que al estilo de Anna Frank vivían escondidas entre paredes y armarios. Hermoso libro, duro, la vida en tiempos de guerra, víctimas y carniceros entrelazados, y cerca esas Estatuas que permanecieron inalterables al paso de ese cataclismo cruel, como símbolo de lo único que quedó en pie en la Vieja y Herida Europa … todas menos la Justicia.

 

jiri_weil

Jiří Weil nació en Praskolesy, cerca de Praga el 6 de agosto de 1900. Fue el segundo hijo de una familia de  ortodoxos judíos. Weil se graduó de la escuela secundaria en 1919. Después de su graduación, Weil fue aceptado en la Universidad Carolina de Praga. Él terminó su tesis doctoral, ” Gogol y la novela Inglesa  del siglo XVIII.”
En 1921, Weil se unió a los jóvenes comunistas y alcanzó una posición de liderazgo en el grupo. Él tenía un gran interés en la literatura rusa y se convirtió en uno de los primeros traductores de la literatura rusa contemporánea a la lengua checa.
En 1922, Weil viajó por primera vez a la Unión Soviética con una delegación de jóvenes comunistas. Weil trabajó en Moscú de 1933 a 1935 como periodista y traductor de la revista marxista de literatura en el departamento de publicaciones de la Comintern , el ala internacional de el Partido Comunista de la Unión Soviética . Gracias a ello,  ayudó a traducir el libro de Vladimir Lenin ” El Estado y la revolución ” al checo. Con el inicio de las purgas estalinistas, Weil se encontró en un terreno inestable en Moscú y en el partido comunista. Fue expulsado del Partido Comunista y exiliado a Asia Central . Las circunstancias de su expulsión y su posterior deportación a Asia Central nunca han sido totalmente explicado, pero estas experiencias marcaron un punto de inflexión para Weil.
En 1935, Weil regresó a Praga y publicó su novela Moskva-Hranice (1937), un relato de las purgas. El Acuerdo de Munich anunciaba problemas a la población judía de Europa, pero Weil fue incapaz de unirse a sus familiares en Gran Bretaña.
Durante la ocupación nazi, Weil fue asignado para trabajar en el Museo Judío de Praga. Fue llamado para ser internado en el ghetto de Terezín (Theresienstadt) en noviembre de 1942, pero decidió no ir, por lo que escenificó su propia muerte. Weil sobrevivió al resto de la guerra escondiéndose en varios apartamentos ilegales, con varios conocidos e incluso pasó un tiempo escondido en un hospital. A pesar de la enorme dificultad, Weil siguió escribiendo. Todas estas vivencias la vemos reflejadas en algunos personajes de la novela en cuestión
Después de la guerra, Weil se reintegró en la vida cultural checa desde 1946 a 1948, trabajó como redactor en ELK. Publicó un libro lírico de tributos a los compañeros caídos, BARVY (colores), una novela, Makanna Divu OTEC, que ganó el premio del libro de Checoslovaquia ese año. Después de 1948, Weil perdió su posición cuando la prensa fue nacionalizada.
A partir de 1949, el trabajo de Weil se centró en temas judíos. Su libro “Vida con estrella”, publicada en 1949, es probablemente su obra más conocida. Fue muy criticada tanto desde el punto de vista ideológico como religioso y fue prohibida. El reanudó el trabajo en el Museo Judío, donde jugó un papel decisivo en la creación de una exposición de dibujos de niños de Terezín, “Nunca vi otra mariposa”, y la creación de un monumento para los ciudadanos judíos asesinados por los nazis en la Sinagoga Pinkas.
Con el deshielo, Weil fue readmitido en la Unión de Escritores. Weil trabajó de forma continua hasta su muerte por leucemia en 1959.

 

Publicado en Libros | 5 comentarios

VOCES DE CHERNOBIL

Follow my blog with Bloglovinimage

“Hace poco encontraron en el bosque un caballo salvaje. Estaba muerto. En otro lugar, una liebre. No los habían matado, sino que estaban muertos. Y ha cundido el temor. Pero un día se encontraron a un vagabundo muerto y el hecho de que pasó casi desapercibido “

Este libro me interesó por el tema en sí. No sabía nada de su autora y soy culpable de desconocer que había recibido el Premio Nobel de Literatura en 2015, por aquel entonces estaba inmersa en una lucha personal, y la lectura de este impresionante relato, por  un casual incidió muy positivamente en mí.
Hace unos años vi en La 2 un documental sobre la catástrofe de Chernobil. Impresionó saber que esa catástrofe que afectó a cientos de miles de personas, podría haber llegado a ser un punto de inflexión en la vida en Europa tal como la conocemos hoy. La casualidad, el azar, no sé, simplemente el cómo  se van desarrollando los hechos históricos la situación quedo tal como la conocemos hoy día.
En aquel documental se hablaba de movilizaciones humanas y de maquinaria traída de todos los rincones de la antigua Unión Sovietica. Se hablaba de cuestiones técnicas, de decisiones políticas, de dramas humanos vistos desde un punto de vista general. Pero el libro me ha cambiado aquella realidad que me dejó tan marcada, ahora me habla de historias personales. La tragedia se nos hace cercana.
Nos acerca un drama general, ya lejano en el tiempo, a una tragedia llena de nombres y  apellidos. Lo que nos parecía lejano y superado nos damos cuenta que es un sufrimiento presente. Chernobil no es historia, es actualidad. Es la lucha constante del hombre con el fruto de su conocimiento, el desarrollo tecnológico, que a veces, quizás demasiadas, nos supera. La razón humana se come al propio hombre.
Svetlana Alexievich, nos traza en clave periodística, un libro realizado a través de monólogos de personas que sufrieron aquel desastre ecológico y sobre todo humano: una visión realista de la catástrofe. Tragedia, con muchas voces, muchos nombres, y que al final te dejan el desasosiego de que el sufrimiento sigue, que los que sufrieron lo vivieron en silencio supeditados al control político. Una tragedia humana, una tragedia griega, donde muchas voces cantan su desesperanza. Es un canto hondo, emotivo, no deja imperturbable pues la conclusión final es que los que quedan solos , son los hombres y mujeres del cada día, los que sufren y lloran, los que siguen de pie, cuidando a los vivos y llorando a los muertos. Chernobil no es algo del pasado, y aunque la vida parece haberse normalizado ya nada es igual, no para los que dejaron sus casa, sus tierras, en definitiva la vida arraigada a lo que somos. Un libro para pensar sobre todas las facetas de la naturaleza humana y una lección para no volver a cometer los mismos errores… difícil lo veo.

 

image

Svetlana Alexievich

Svetlana Alexiévich (1948) es una prestigiosa periodista y escritora bielorrusa cuya obra ofrece un retrato profundamente crítico de la antigua Unión Soviética y de las secuelas que ha dejado en sus habitantes. Su espíritu crítico, su profundo compromiso con los que sufren y su fructífera carrera literaria han sido reconocidos con innumerables galardones, entre los que cabe destacar el premio Nobel de Literatura (2015), el Premio Ryszard-Kapuscinski de Polonia (1996), el Premio Herder de Austria (1999), el Premio Nacional del Círculo de Críticos de Estados Unidos (2006), el Premio Médicis de Ensayo en Francia (2013) y el Premio de la Paz de los libreros alemanes (2013). Es oficial de la orden de las Artes y las Letras de la República Francesa. En castellano han aparecido Voces de Chernobil (Debate, 2015), El fin del Homo sovieticus (Acantilado, 2015), La Guerra tiene rostro de mujer (Debate, 2015) y Los Chicos de cinc (Debate,2016)

 

 

 

 

Publicado en Libros | 3 comentarios

PRESENTACIÓN: La lectora “enferma”

Follow my blog with Bloglovin
IMG_0905 Mi tiempo es un arma de doble filo. Juegas, inocentemente con él porque te permite realizar todo aquello que siempre has deseado, además en una edad llena de madurez y  libertad, con ansias de llenar de contenido cada instante de tu vida. No importa el cuándo, siempre está ese tiempo inconsciente que te espera para realizar los sueños… o eso crees. Pero el tiempo es el paso de los días y, con todo lo que he querido realizar y quiero realizar, ese andar del tiempo inevitablemente te hace darte cuenta que es imposible tal tarea hercúlea. Las contradicciones a las que estamos sujetas los humanos…pero eso es vivir.
Los libros han estado intrínsecamente unidos en ese caminar en el tiempo, me definen en gran parte en lo que soy hoy. He tenido con ellos, como todo lo que hacemos en la vida, mis altos y bajos, pero siempre han sido fieles compañeros del camino. Desde pequeña los libros han estado conmigo, aunque es ahora cuando me doy cuenta de lo que han supuesto en mi vida. Empecé con reticencias, pero la precocidad lectora de mi hermana me llevó a coger esos libros que rondaban por mi casa (quizás más por imitación que por propia decisión). Mi primera lectura fueron los libros de Enid Blyton, recuerdo con mucho cariño aquellos cursos en Torres de Malory (creo que fue en esos maravillosos internados donde adquirí esa condición de anglófila con la que me identifican algunos… bueno y yo misma), a los que le siguieron sus otras sagas. Leía mucho novela juvenil, casi toda inglesa, por no decir toda,  que ahora  ha vuelto a ponerse de moda. Todo vuelve.
 IMG_2978 2El mundo de los clásicos me llegó con la editorial Bruguera y sus Joyas literarias Juveniles y Colección Historias a Color. Esas historias llenas de imágenes y un pequeño resumen, pero se me quedaron cortas y el paso a leer los libros en su integridad fue inmediato, quería saber más. No creo que haya dejado atrás ninguna aventura integra de Julio Verne, Emilio Salgari, R.L. Stevenson, Walter Scott… (por cierto todavía se conservan en una caja no se si ya comidos por el polvo o estropeados por la humedad). Comencé también con clásicos “más adultos”, como con Dickens y  Dumas y aquellas historias que estaban y están en la librería de casa de mi tía, Oliver Twist, David Copperfield, Los tres Mosqueteros..(sigo siendo una fiel fan del maestro Dickens y he seguido leyendo su extensa bibliografía). No quedaba ahí la cuestión lectora, descubrí el mundo de los cómics de superheroes de Marvel y DC , que intercambiábamos constantemente en un puesto de chucherías al lado de mi casa .¿Quièn me diría a mí que podría ver hoy día en la gran pantalla estos héroes a los que estaba enganchada de pequeña?. Lecturas gráficas que compaginaban estupendamente con El Rayo Verde, Miguel Strogoff o Los hijos del Capitán Grant.
IMG_1122El eclecticismo total fue con el descubrimiento de las novelas de Agatha Christie, y me considero orgullosa de no haber dejado (es lo que creo pues la mente juega malas pasadas, pero ya me lo recordará mi hermana si lee esto) ninguna novela de Poirot, de Tuppence y Tommy Beresford y Miss Marple. Con Agatha Christie, me inicié lentamente  y después de manera obsesiva en las novelas de misterio y novela negra, y que han sido una constante hasta el año 2012. Siento cierta añoranza por los tantos libros de misterio recopilados y leídos que han quedado dormidos y cubriéndose de polvo en la otra casa y a los que les busco un nuevo hogar que los aprecie tanto como yo los disfruté. Esta obsesiva querencia la llevé a las series de televisión que todavía  hoy siguen entreteniéndome.
Toda esta lectura (excepto la temática de misterio  y los clásicos en general que no tuvo interrupción), la IMG_1111realicé entre mi infancia y adolescencia. Y es en ésta etapa donde leí “Mujercitas”, “Aquellas Mujercitas” y “Hombrecitos” de Louise May Alcott, que me abrió un nuevo mundo y una nueva temática que sería fundamental como lectora y también creo que definiría mucho de mi personalidad. Pero fue la lectura de “Jane  Eyre” de Charlotte Brönte  el antes y el después de todo lo que leí a continuación. Si tuviera que elegir un libro de todos los leídos no lo dudaría ni un segundo : Jane Eyre. El por qué, es ese algo incomprensible que nos ocurre con algunas lecturas que traspasan la fibra más íntima de lo que somos y quedan engarsadas en nuestra propia existencia.
De mi querida Jane Eyre llegué a mi autora favorita Jane Austen (contradictorio tener un libro preferido con una autora preferida diferente, pero todo es caótico en mi vida de lectora). Lo primero que hice en cuanto tuve algún dinero fue comprarme toda la obra de Austen  de la Editorial Alba Clásica y Maior que poco a poco iban editando. Era mucho dinero para mí, en aquel tiempo,  pero era mi tesoro, y como siempre digo ese es mi legado que sigo aumentando hoy día, aunque ya en editoriales diferentes. Es algo que trasciende más allá de una buena lectura o con la identificación en un personaje literario, refiere más al reconocimiento de una mujer en un mundo masculino, una mujer discreta que con ironía y  una inteligencia seguramente muy superior a los que le rodeaban, transmitió a muchas generaciones una manera de vivir muy alejada de nuestra experiencia, pero cuando la leemos es capaz de situarnos en una época, en una sociedad, en el conocimiento de unos personajes que los hacemos nuestros. Sólo los grandes escritores son capaces de  superar el tiempo en el que escriben. Y ella además de hacer eso ha sido un ejemplo para muchas futuras mujeres escritoras, que tienen en Austen un referente literario. Con mi querida Jane Austen la literatura inglesa de la Regencia y la época Victoriana, especialmente ésta última, han sido una constante literaria que sigue hasta hoy día, más incluso por las múltiples editoriales que han dado ese paso de traducirnos tantas obras que permanecían ocultas a quienes no tenemos capacidad de leer en otro idioma. IMG_1119
El siguiente paso, llegó con los estudios universitarios, la carrera de Geografía e Historia y en concreto la especialidad de Antropología, llevó mi camino de lectura por las sendas de la historia, la antropología, sociología y filosofía y por ende al mundo del ensayo. Haciendo recuento creo que desde ese momento el ensayo, las novelas de misterio y los clásicos fueron el 99% de mis lecturas hasta hace pocos años. La gran riqueza de cualquier ensayo, sin especificar especialidad, es que tienen la capacidad de llevarte de un autor a otro, a saltar disciplinas, a embarcarte obsesivamente en un tema hasta que lo dejas por cansancio mental (¡mis queridos clásicos griegos y romanos!).
La llamada “literatura del Holocausto” también fue algo obsesivo (que junto al eclecticismo  son palabras que reflejan mi relación con la literatura), especialmente esa necesidad de comprender la mente de aquellos que realizan acciones tan atroces. Cuento en mi biblioteca muchos ejemplos de esta búsqueda intensa en investigar el por qué ocurren determinados acciones en personas, en apariencia, con una actitud cívica y social normalizada.  Primo Levi, Hanna Arent, Imre Kertész, Anna Frank y muchas otras historias y ensayos pasaron a formar parte de esa obsesiva búsqueda que incluyó leerme las sesiones en ingles de los juicios de Nuremberg. El estudiar Psicología fue el lógico  siguiente  paso en esa “búsqueda” infructuosa del por qué del “mal”  en los seres humanos, pero fue una asignatura Psicobiología la que me abrió el mundo a los ensayos científicos, especialmente los referidos al estudio del cerebro. Gran admiradora de Antonio Damasio, y destacando entre su bibliografía “El error de Descartes”, llego a racionalizar, más de lo que ya estaba, mi manera de ver el mundo.
Todo este estudio científico, lo compaginé pues con la compresión de un período de tiempo anterior a laIMG_1114 Primera Guerra Mundial buscando, diríamos, los orígenes de todo lo que llegó a ocurrir después. Descubrí a Goethe, Hesse, Proust, Kafka y mi queridísimo Zweig entre otros. Además uno te lleva a otro y así sucesivamente, era y es un no parar. No hay mejor lectura para comprender ésta maravillosa etapa cultural, artística, literaria y en lo político de una Europa supranacional que “El mundo de ayer” de Stefan Zweig. Me es incomprensible lo que ocurrió después tanto en lo cultural y político, que dejó a la literatura en manos de hombres y mujeres individualizados y lejos de aquellos vínculos personales y enriquecedores. Quizás ese “mundo perdido” y mi pasión por la literatura me hace añorar esa rica época de creación cultural que terminó tan drásticamente. Leer es un circulo vicioso del que no puedes escaparte fácilmente y más cuando unos autores están tan imbricados unos con otros, que apenas te dejan un espacio para centrarte en un autor y meditar sobre ello…pero salí de dicho cículo , eso sí por una puerta equivocada y no deseada ni esperada.
En el año 2012 se me diagnosticó un Cancer de mama. Durante 15 meses estuve con tratamiento quimioterapeútico, y ocurrió algo muy extraño, apenas creó que llegué a leer un libro. Dejé la novela de misterio, no quería saber nada de asesinatos y criminales, de igual manera me alejé de la llamada literatura del Holocausto y la psicología. Supongo que cuando vives una situción trágica te alejas de todo lo negativo, aunque las situciones sean incomparables. Me dediqué a mi otra aficción que es el dibujo. Siempre he dibujado bién, aunque me ha faltado imaginación, pero me dediqué con ahinco a perfeccionarme y buscar y aprender nuevas técnicas a través de libros, quizas los unicos que leía en aquellos momentos.
IMG_1117Pasado el primer susto, viene el segundo en el año 2015, y aquello que parecía ser un mal sueño se convierte en pesadilla. Para pasar las horas me dediqué al dibujo, especialmente con el Zentangle, me dejé llevar por el camino de la imaginación y el relax, dejando pasar el tiempo y eliminando pensamientos funestos. Poco a poco volví a mi afición literaria, y como siempre de manera obsesiva. Y es en este momento donde nos encontramos, tiempo libre para leer, dibujar, escribir y sobretodo luchar por la Vida. Es curioso ahora las lecturas las veo con nuevos ojos, me transmiten cosas diferentes, apreció frases con un sentido más espiritual, todo parece ser dirigido en el sentido en él que ahora está encaminada mi vida: la supervivencia. El uso de la redes sociales, a las que antes rechazaba, me permiten salir de este cascarón y encontrarme con otros y otras que tienen las mismas aficciones o que estamos en la misma lucha. La primera vez mi hermana me pidió que hiciera un blog para su clase. Pasé olímpicamente no me veía en ese mundo virtual. En esta fase todo es diferente, ya vamos a lo Esencial. Con esfuerzo y desconocimiento, en el que todavía me encuentro, realicé un blog sobre mi lucha contra esta enfermedad  olivicat.blogspot.com.es, pero mi meta era hacer un blog literario. Y aquí me encuentro.
Este blog tendrá reseñas de libros y una muestra de mis dibujos, pero esencialmente irá sobre los libros que me gustan y lo que ellos me transmiten. El haber leído mucho me permitirá que una lectura me lleve a otra, y en un libro vea diferentes autores. Nada es nuevo ni siquiera en la literatura, siempre están los autores que precedieron a otros. Escribiré sobre impresiones, analizaré determinados párrafos, dejaré siempre un espacio para mis queridas Brönte, Austen y mi querido Zweig. En ellas está todo leído y de este amable alemán me queda poco por leer. Sólo los libros que me apetecen, si algo en esta dura lucha he aprendido es hacer lo que quieres,  aprovechar el momento y como siempre digo y he convertido en mi lema : vivir el día a día. Empezamos.
Publicado en Libros | 8 comentarios